Una  fortísima arritmia me llevó al quirófano sobrevino justo tres semanas después de que Guillermo, mi pequeño hijo de nueve años,  cayese fulminado por la muerte súbita, justo después de descontar varios defensas contrarios, en mitad de una picada  por la banda izquierda.

Continuar leyendo »