Que la buena escritura humorística no puede ser complaciente, cobarde, ni políticamente correcta es una verdad tan pertinente para la literatura inglesa del siglo XIX como para nuestros días y nuestra lengua.

Leer más en: