La historia cultural de la calvicie es también la de los múltiples esfuerzos por combatirla, por aferrarse al poder simbólico que las luengas cabelleras entrañan. El doctor Francisco González Crussí traza con erudición y sentido del humor esa historia y desliza algunas críticas a la “medicalización” de nuestra existencia.
Leer más en “Letras Libres”: