Gabriel Zaid ha ido nutriendo, a lo largo de su obra, un diccionario personal en el que las palabras encuentran insospechadas resonancias y la etimología funciona como una herramienta inigualable para comprender nuestra idiosincrasia. Este ensayo, por ejemplo, desentraña la historia de la palabra “procrastinar”.

Leer artículo completo en “Letras Libres”