A muchos podría soprender la fascinación de los jóvenes intelectuales chinos pr  iertas figuras tutelares del pensamiento conservador, como lo son Leo Strauss y Carl Schmitt. Mark Lilla comparte algunas claves para comprender esas afinidades y, en general, la falta de inetrés de los estudiantes chinos por las ideas liberales.

Leer artículo completo en “Letras Libres”