Por: Maye Primera

Un play-off de la liga americana y una cita con su terapeuta pusieron a Ibsen Martínez en el camino de su nueva novela, El señor Marx no está en casa. A la salida del estadio, Martínez topó con el aparador de una librería neoyorquina que promocionaba la biografía de Eleanor Marx escrita, en dos tomos y en los últimos años de su vida, por Ivonne Kapp.

Los dos tomos de la Kapp se encargaron de refrescar en el autor el interés por las circunstancias en que la menor de las hijas de Carlos Marx, Eleanor, decide quitarse la vida, a los 43 años, en Londres. Y la idea de que el suicidio no haya sido sino el desenlace de una vida atormentada por una hipotética relación incestuosa, lanzada al aire por su terapeuta, terminó de darle vida a una trama.

Continuar leyendo »